Uno de los aspectos más atractivos de Ibiza es su clima. A pesar de lo que se pueda pensar, el clima de las Islas Baleares es mucho más templado de lo que parece, puesto que, si bien durante el verano el calor suele ser bastante abundante, la influencia del viento marítimo refresca mucho las costas de las islas, en especial durante el invierno, por lo que la temperatura suele bajar unos cuantos grados. La temperatura promedia en los meses más fríos del año (entre octubre y marzo) suele rondar los 20ºC de máxima, y los 10ºC de mínima. Dicha temperatura aumenta unos 10ºC, tanto mínima como máxima, en los meses más calurosos, durante la primavera y el verano. Todo eso le da una faceta a Ibiza ideal para todos los gustos: los amantes del verano, el calor y la playa pueden disfrutar de ello al máximo durante los meses de junio, julio y agosto, incluso aquellas personas que les encante las noches de fiesta y los eventos musicales más animados. Por otro lado, aquellos que prefieran un clima un poco más fresco, un ambiente más tranquilo y relajado, y en general prefieran evitar todo tipo de bullicios encontrarán un lugar ideal en la isla durante los meses de otoño e invierno. Es importante conocer bien la temperatura de Ibiza para planear con antelación qué ropa llevarse en el viaje, puesto que nadie quiere pasar calor o frío y no tener prendas adecuadas para adaptarse bien al clima local. Así pues es recomendable llevar ropa muy ligera durante los meses más calurosos, sobretodo en julio y agosto. En los meses más frío, principalmente octubre, noviembre y diciembre, se puede optar por llevar ropa un poco más de abrigo, aunque la temperatura nunca es tan baja como para necesitar ir muy tapado. Como extra, las playas de Ibiza suelen estar muy vacías durante los meses de invierno, por lo que los paseos tranquilos en la playa se vuelven unas de las actividades favoritas por los turistas, que no dudan en aprovechar la época para desconectar del ajetreo de la ciudad.  
Please follow and like us: