Ibiza es una de las mejores islas para disfrutar de la fiesta, los clubs y las discotecas. Aún así es uno de los lugares más frecuentados también por la gente que busca evadirse de la rutina diaria y encontrar un lugar tranquilo donde relajarse durante el verano. Su tamaño no excesivamente grande (40 km de norte a sur y 15 km de este a oeste) hacen que sea mucho más sencillo organizar una visita completa a toda la isla en unos días que en Mallorca o en Menorca, sobretodo si tenemos la intención de visitar la isla en coche. Algunas opciones para tu visita pueden ser: Visitar Formentera Cerca de Ibiza se encuentra la pequeña isla de Formentera, un pequeño paraje natural en el Mediterráneo que mucha gente visita año tras año pero que consigue mantener un espíritu natural muy poco común en las islas turísticas. En Formentera podemos visitar lugares como los Faros de Formentera o el Parque Natural de Ses Salines. Subir a Sa Talaia Sa Talaia es la montaña más alta de la isla de Ibiza. De unos 475 metros de altura, esta pequeña elevación puede ser visitada a pie desde el pueblo de Sant Josep, y si se llega a la cima nos regala con estupendas vistas de toda la isla. Mercado hippie en Las Dalias Ibiza siempre ha tenido una estrecha relación con la cultura hippie. Parte de ello se demuestra en los múltiples mercadillos hippies que encontramos a lo largo de los pueblos de la isla, el más importante de los cuales es el de Las Dalias. Artesanía, discos, bisutería, ropa… todo lo que quieras del movimiento hippie lo encontrarás en este mercadillo. Descubre Can Marçà Esta enorme cueva situada al norte de la isla es uno de los lugares más simbólicos de la isla. Además de su pasado histórico también tiene una parte de misticismo asociado, ya que fue usado por contrabandistas para guardar mercancías, y se cuenta que parte del botín que allí dejaron todavía sigue escondido en algún lugar de la cueva, vigilado por sus espíritus.  
Please follow and like us: